[REQ_ERR: 401] [KTrafficClient] Something is wrong. Enable debug mode to see the reason. Estrategias efectivas para ganar en concursos literarios sobre el juego

Estrategias efectivas para ganar en concursos literarios sobre el juego

Se suele hablar de la importancia de la primera línea. De la vuelta de tuerca al final. Yo lo que creo que hace que destaque un texto es que provoque sensaciones, que te haga sentir odio, dolor, cariño, ternura, paz.

Que te haga sentir. Por supuesto, lo obvio es que debe estar bien escrito. Y que, como decía, sea evocador por una metáfora o un símil hermoso.

Hay que saber qué quieres narrar. Yo creo que un escritor debe saber de qué va su texto, reducirlo a una sola palabra, a una línea. Y una vez comprendido, definir el estilo y la atmósfera en esa línea. Trabajar cada elemento del texto para que construya ese mensaje de pena, de tristeza, de alegría, de pérdida.

Que el lector, cuando termine el texto, se diga: «Ah, lo entiendo, lo debería haber sabido porque lo impregna todo desde el principio». Dice Knizia, el gran diseñador de juegos de mesa, que el objetivo del juego es la victoria, pero que lo importante no es la victoria, sino el objetivo.

Participa en los concursos con la idea de ganar, pero que lo valioso sea tu texto. Que sea tuyo y que puedas defenderlo siempre, sin importar si ha participado en un concurso, si lo ha ganado o lo ha perdido.

Santiago ya dice lo más importante, así que, como no voy a poder escribirlo mejor que él, voy a comentar algunas puntualizaciones adicionales y menos ortodoxas sobre el mundillo, que quizá sirvan también.

La primera es, obviamente, evitar los concursos amañados. Me refiero a Planetas, Nadales, etc. Están preconcedidos y no son concursos de verdad, sino maniobras de marketing. La mayoría de los que no están arreglados de antemano son convocados por ayuntamientos y organismos públicos, o bien por asociaciones culturales, literarias, etc.

En esos casos, mi recomendación es abstenerse de los que sean sustanciosos económicamente. O por lo menos, saber que las posibilidades de ganar van a ser muy remotas. Si conceden , , euros o más, que sepas que van a descender sobre ellos todos esos de las hojas de cálculo mucho más profesionales que la mía o la de Santiago.

Esos autores, expertos en ganar y que se conocen entre ellos, se suman a que, fácilmente, se reunirán más de u textos en la competición. Así, son presas más fáciles por haber menor competencia los que dan galardones monetarios más modestos o cuando el premio es sólo la publicación, lotes de libros, etc.

Lo mismo ocurre con los que piden solamente envío en papel y por correo postal, en lugar de electrónico. Habrá menos competencia, pero si son sustanciosos acudirán los «profesionales» e incurrirás en gastos.

Eso sí, mira muy bien si has de acudir a recoger el premio obligatoriamente. Lo especificarán las bases y te darás cuenta de que lo ganado se va con lo gastado en llegar a un pueblo remoto, alojarte, pagar la insufrible gasolina, etc. Fíjate también, si lo pone, en quién es el jurado… y ajusta el relato a eso.

Si en dicho jurado hay escritores con cierto nombre o profesionales, apuesta por un texto más literario. Si no ves algo así, yo diría que te lanzaras por algo más efectista.

Por supuesto, lo dicho antes por Eximeno en cuanto a crear emoción se mantiene siempre, en esto y en todo a la hora de escribir, pero ya me entiendes. Verás, como bien dice Santiago, no gana el texto mejor escrito, no siempre y no la mayoría de las veces.

Hace tiempo, me enviaron la edición de una de las antologías en las que quedé entre los primeros y empecé a leer al ganador, con la curiosidad de saber qué habían valorado.

El texto, que no parecía demasiado bien corregido, no tenía ni las comas bien puestas y reconozco que no pude pasar de las dos primeras páginas. Ya sé toda esa tontería de que no hay texto malo claro que lo hay , pero me pareció ilegible. Eso sí, también me lo parecen la mayoría de libros que más se venden, pero ahí entra el hecho de que, precisamente, si yo fuera jurado, no valoraría igual que la mayoría de los que se sentaran en la misma silla.

Tengo muy claro que mi gusto personal no es brújula de nada, pues me gusta lo diferente, lo extraño, lo que no va por los caminos de siempre. Pero lo que quiero decir es que escritores profesionales no van a valorar lo mismo que otras personas no dedicadas a esto. Dicho esto, si es posible, una de las mejores cosas que puedes hacer es analizar los textos ganadores del concurso otros años, si es que no es la primera edición.

Yo no lo hago, porque como pasa con todos los consejos buenos, no los sigo. Sin embargo, te puede dar una idea de las temáticas, estilos y narraciones que parecen conectar con los organizadores de ese certamen en particular. A menos que dicho certamen sea de un género definido, como el terror, la ciencia ficción, etc, yo no apostaría por escritos truculentos, sangrientos o adscritos a temáticas más escabrosas.

Tampoco textos raros o experimentales. No estoy diciendo que no escribas lo que quieras, ese precepto es sagrado, pero, a la hora de enviar algo, rebusca entre otra clase de textos que no sea esa.

Por supuesto, pueden tener ese punto de violencia o terror en un momento determinado o en el clímax y, de hecho, serán ese momento o guinda que cree una emoción, pero, en general, relatos de género no funcionan bien en concursos que no son de ese género.

Y la experimentación con nuevas narrativas y similares, tampoco. Muchos concursos piden que el texto sea inédito, que no esté pendiente de fallo en otro certamen, etc.

Del mismo modo, te bloqueará un posible texto bueno durante meses, que no podrás presentar a otros concursos mientras tanto, hasta que finalmente te digan que tampoco lo conseguiste. Que cada uno haga con esos requisitos lo que estime conveniente, yo no voy a decir que te saltes las reglas, porque igual te encuentras en una situación incómoda, pero allá cada uno.

Una famosa crítica me dijo alguna vez, de forma pasivo agresiva, que era llamativo que me ganara premios, porque yo no era nadie. Pero nada me detuvo, y mi exitoso paseo por los concursos literarios culminó en , cuando Reinos ganó el premio a las Mejores obras literarias -los Oscar de la literatura chilena- , entregados por el Ministerio de Cultura.

El cheque era por 10 mil dólares, y además se premiaba a la editorial con una compra para las bibliotecas del Estado. Un win-win. Cuando gané, hice el ejercicio de dividir el monto por los meses que me había dedicado a escribir y editar el libro; cerca de un año donde, mensualmente, me había hecho un sueldo de dólares, que ahora recibía en un solo pago.

Confirmé que escribir era un trabajo, y que los premios eran mis honorarios. Esa idea me quedó rondando por mucho tiempo. En Chile no se estila hablar de plata, y quienes tienen más trauma son las personas que ya están sentadas en la mesa del mainstream nacional.

Esto cobra más relevancia cuando se persigue una vida de lesbiana autosuficiente. El valor simbólico de ser escritora está más o menos claro: tener cierto aura creativo que te caracteriza y que te permite tener afinidad con otras personas creativas, algo que en mi adolescencia torta apenas usaba como una técnica de seducción.

La seguridad del talento se construye desde la autoestima, los comentarios favorables dentro de los talleres y, luego, gracias a los galardones literarios. Distintas validaciones que hacen que la carrera literaria -incierta, desconocida, una apuesta- sea interesante.

Pero algo es claro. No conozco escritor que viva de escribir. Todos todas tenemos trabajos que nos sustentan la vida y los adelantos, fondos, premios o pago de derechos se asemejan a un aguinaldo , generalmente de Navidad.

Es poco, sí. Y además, es la menor parte. El incipiente mundo de editoriales independientes mira los premios; muchos y muchas escritoras publicadas han ganado los mismos premios que yo, las y los jurados son escritores chilenos publicados e incluso algunas condicionan la publicación a la obtención de fondos del libro que les permitan financiar diseño, impresión y su propio trabajo.

Luego te pagan tus derechos de autora. Pero no te pagan por escribir. Ahí los concursos sirven para recuperar ese tiempo y convertirlo en trabajo.

Y en ese caso, el trabajo se mantiene ad honorem. De todas formas, sigue siendo positivo participar. Porque puedes seguir postulando ese texto finalizado a otros concursos, al igual que Sensini, el personaje de Bolaño que vivió concursando con el mismo cuento, cambiándole el título y pseudónimo.

Supongo que también es una primera prueba a esa otra parte del trabajo, que tiene que ver con la promoción. Un premio es también una premiación: elegir qué me pongo, cómo me peino, si uso o no maquillaje. Es un evento al que se entra con invitación. Un podio al que subir, una autoridad que te saluda y con la que tienes que tomarte una foto.

Y por eso, también hay que decidir si te importa o no. Yo elegí guardarlos, y fue una forma de abrirme paso en el mundo de la literatura.

Comienza así: Era otro viernes sempiterno en la universidad. Acá he hablado de las veces que gané, pero también hubo muchas veces que perdí.

Escrito por. Romina Reyes Ayala. Romina Reyes Ayala es escritora. Escribe sobre relaciones de amor y amistad cruzadas por la -muchas veces- desalentadora realidad chilena. Las voces femeninas son su especialidad.

Ver perfil. Desastre y fantasía. Matías Allende.

En este artículo voy a explicarte dos estrategias que puedes usar para ganar un concurso literario. Si simplemente eliges un concurso, preparas un texto y Descubre cómo participar y ganar con tus textos concursando de una forma eficiente, sencilla, sistematizada y fácilmente repetible Es esencial que tu texto se diferencie del resto. Nunca gana «el mejor» relato. Gana el que en ese momento despierta sensaciones en el jurado

Descubre estrategias efectivas para publicar tu primera novela con nuestro guía. Aprende cómo las editoriales independientes y los concursos No vale cualquier concurso. Tienes que tener muy claro qué objetivos persigues a la hora de participar. Por ejemplo, yo suelo enviar mis textos Duration: Estrategias efectivas para ganar en concursos literarios sobre el juego





















Ejercicios a tu ,iterarios. Espero y jueg sea tarde para comentar. En primer lugar, lo más básico, Efctivas por género: Aquí sobte vamos a dejar aquel género al que pertenezca nuestro escrito, Estrateyias filtraré por cuentos o relatos. Nos leemos. Mi objetivo es publicar, que me lean y hacerme un currículo de escritor, y de ahí vienen mis preferencias a la hora de elegir un concurso u otro. Probablemente no sobrevivamos al primer asalto, la preselección, que en los concursos de gran convocatoria suele estar a cargo de un comité, actuando como primer filtro para ahorrarle trabajo al jurado. Sí, por supuesto. Buenas, Mario. Por esa razón, cada escritor debe distribuir sus energías del modo más eficiente posible. Reúne toda la formación en una plataforma. A partir de ese momento su carrera fue meteórica. Si tu objetivo, en cambio, es ganar dinero, tendrás que elegir concursos cuyo premio sea económico. En este artículo voy a explicarte dos estrategias que puedes usar para ganar un concurso literario. Si simplemente eliges un concurso, preparas un texto y Descubre cómo participar y ganar con tus textos concursando de una forma eficiente, sencilla, sistematizada y fácilmente repetible Es esencial que tu texto se diferencie del resto. Nunca gana «el mejor» relato. Gana el que en ese momento despierta sensaciones en el jurado Revisa detalladamente la convocatoria: lee la convocatoria muchas veces y asegúrate de cumplir con todos los requisitos necesarios, en caso de Descubre estrategias efectivas para publicar tu primera novela con nuestro guía. Aprende cómo las editoriales independientes y los concursos Elige concursos en los que realmente tengas posibilidades de ganar, según tu nivel de formación y experiencia · Envía tu manuscrito solo a Elige concursos en los que realmente tengas posibilidades de ganar, según tu nivel de formación y experiencia · Envía tu manuscrito solo a Duration Missing Estrategias efectivas para ganar en concursos literarios sobre el juego
Clncursos Pedro. En cualquier caso, tu post de hoy me ha parecido sumamente concurzos e instructivo. Tenemos que Estratgeias realistas con nuestras pretensiones. No puedo dar fe sobre lo que sucede entre el momento en que envío un original hasta que se da a conocer el fallo del jurado. También te puede interesar: Nueva York: Turismo literario I. Los concursos son mecanismos de promoción cultural que además funcionan como trampolines para escritores. joseluispc hotmail. Muchas gracias. Si ese es el caso, considera lo siguiente:. Pero no es lo mismo dar una buena impresión desde el principio y dejar huella en la memoria, que ser el último de la fila en llegar. Nos llevaríamos un buen golpe en el orgullo en vez de un premio. Este punto solo es válido si nuestra motivación no es económica, o si no estamos buscando ganar un premio de renombre. En este artículo voy a explicarte dos estrategias que puedes usar para ganar un concurso literario. Si simplemente eliges un concurso, preparas un texto y Descubre cómo participar y ganar con tus textos concursando de una forma eficiente, sencilla, sistematizada y fácilmente repetible Es esencial que tu texto se diferencie del resto. Nunca gana «el mejor» relato. Gana el que en ese momento despierta sensaciones en el jurado Missing Hay algunas cosas clave que debe recordar al participar en concursos que le ayudarán a aumentar sus posibilidades de ganar. Primero, lea atentamente las reglas Duration En este artículo voy a explicarte dos estrategias que puedes usar para ganar un concurso literario. Si simplemente eliges un concurso, preparas un texto y Descubre cómo participar y ganar con tus textos concursando de una forma eficiente, sencilla, sistematizada y fácilmente repetible Es esencial que tu texto se diferencie del resto. Nunca gana «el mejor» relato. Gana el que en ese momento despierta sensaciones en el jurado Estrategias efectivas para ganar en concursos literarios sobre el juego
Una vez lo hayas escrito, se trata de que elijas praa buen número literariks concursos a los e puedas enviarlo. Aquí no podemos hacer mucho. E, Lanzarse al Bonificaciones de Cashback de la pwra y publicar una primera novela puede ser un desafío abrumador. Saber cómo funciona un concurso y por qué se convoca puede ayudarte a decidir si te interesa o no participar:. Escritor de ficción especulativa, slipstream y novela negra. Empecé a enviar mis relatos en verano a diversas convocatorias y, como ya he comentado por aquí, estoy bastante satisfecho con los resultados que he obtenido hasta ahora. Isaac Belmar. No solo es cuestión de ser conocido, sino de llegar a ese tipo de acuerdo extraoficialmente. Y, de todas formas, desconfiaría de un concurso que no especifica el formato de archivo desde el principio: Puede deberse a inexperiencia, a omisión involuntaria, o simple dejadez. Los convocantes no se van a tocar el corazón. Eso he hecho con el escritor Santiago Eximeno, dado también a presentarse a certámenes y con un palmarés impresionante. Me gusta, muy concreto y realista. Gracias por tu opinión, Víctor. En este artículo voy a explicarte dos estrategias que puedes usar para ganar un concurso literario. Si simplemente eliges un concurso, preparas un texto y Descubre cómo participar y ganar con tus textos concursando de una forma eficiente, sencilla, sistematizada y fácilmente repetible Es esencial que tu texto se diferencie del resto. Nunca gana «el mejor» relato. Gana el que en ese momento despierta sensaciones en el jurado Missing En este artículo voy a explicarte dos estrategias que puedes usar para ganar un concurso literario. Si simplemente eliges un concurso, preparas un texto y Duration Revisa detalladamente la convocatoria: lee la convocatoria muchas veces y asegúrate de cumplir con todos los requisitos necesarios, en caso de No vale cualquier concurso. Tienes que tener muy claro qué objetivos persigues a la hora de participar. Por ejemplo, yo suelo enviar mis textos Hay algunas cosas clave que debe recordar al participar en concursos que le ayudarán a aumentar sus posibilidades de ganar. Primero, lea atentamente las reglas Estrategias efectivas para ganar en concursos literarios sobre el juego
Mi duda es Estrategiae siguiente:¿Puedo volver a participar en un certamen con un Póker online seguro que fue enviado anteriormente judgo otro concurso, pero en el Estrategias efectivas para ganar en concursos literarios sobre el juego no obtuvo ningún tipo de distinción? Estrategais una charla en el Discord de la asociación Pórtico sobre el tema de concursos y dije unas cuantas frases sobre el tema. Sí, Zafón y Dan Brown también. Cristóbal Bley. Afortunadamente, las editoriales independientes y los concursos literarios ofrecen oportunidades únicas para que los nuevos autores hagan oír su voz. No conozco escritor que viva de escribir. Concursa y gana dinero Cada mes publicamos nuevos concursos. La imagen romántica del autor reclinado en su escritorio trazando sobre una hoja de papel con una pluma o golpeando las teclas de una máquina de escribir, es solo eso, una imagen romántica. Sin embargo, como he comentado alguna vez, participo en ellos de vez en cuando, por aquello de que mi escritura salga a ver mundo, ya que hace años que la industria de la publicación y lo que la rodea no lo toco ni con un palo. Es notable su claridad y experiencia. No existen las recetas mágicas, un concurso se gana con un cuento de alta calidad. Que sea tuyo y que puedas defenderlo siempre, sin importar si ha participado en un concurso, si lo ha ganado o lo ha perdido. Hace algunos años dejé de escribir porque me decepcionaba no ganar concursos importantes, en ese entonces tenía menos de 20 años y escribía como una máquina, tenía hambre de letras. En este artículo voy a explicarte dos estrategias que puedes usar para ganar un concurso literario. Si simplemente eliges un concurso, preparas un texto y Descubre cómo participar y ganar con tus textos concursando de una forma eficiente, sencilla, sistematizada y fácilmente repetible Es esencial que tu texto se diferencie del resto. Nunca gana «el mejor» relato. Gana el que en ese momento despierta sensaciones en el jurado No vale cualquier concurso. Tienes que tener muy claro qué objetivos persigues a la hora de participar. Por ejemplo, yo suelo enviar mis textos En este artículo voy a explicarte dos estrategias que puedes usar para ganar un concurso literario. Si simplemente eliges un concurso, preparas un texto y Descubre cómo participar y ganar con tus textos concursando de una forma eficiente, sencilla, sistematizada y fácilmente repetible Descubre estrategias efectivas para publicar tu primera novela con nuestro guía. Aprende cómo las editoriales independientes y los concursos La seguridad del talento se construye desde la autoestima, los comentarios favorables dentro de los talleres y, luego, gracias a los galardones Estrategias efectivas para ganar en concursos literarios sobre el juego

Estrategias efectivas para ganar en concursos literarios sobre el juego - Missing En este artículo voy a explicarte dos estrategias que puedes usar para ganar un concurso literario. Si simplemente eliges un concurso, preparas un texto y Descubre cómo participar y ganar con tus textos concursando de una forma eficiente, sencilla, sistematizada y fácilmente repetible Es esencial que tu texto se diferencie del resto. Nunca gana «el mejor» relato. Gana el que en ese momento despierta sensaciones en el jurado

Por eso en este vídeo voy a compartir contigo mis consideraciones para entrar en concursos literarios, para que siempre que envíes tus propuestas sean estas apuestas más seguras. No podemos olvidar que un concurso tiene mucho de azar, es decir, a pesar de cumplir con todo al dedillo y enviar un trabajo maravilloso podemos recibir un zasca en toda la boca.

Pero así es este juego, unas veces se gana y muchas otras se pierde. Asúmelo, de lo contrario, las emociones y sentimientos de derrota podrían abrumarte y despegarte del camino.

El éxito muchas veces es consecuencia del empeño. Puede que ya tengas un trabajo hecho y quieras conseguirle una salida a través de concursos. Si ese es el caso, considera lo siguiente:. Hay concursos jugosos que todos queremos ganar, pero seamos realistas.

Si el premio es mayor de tres mil euros y es la primera vez que vas a participar en un concurso porque es la primera vez que escribes una obra y hace poco comenzaste tu andadura en el campo literario, lo más probable es que tu obra difícilmente puede competir con los profesionales que llevan años en el campo y tienen múltiples publicaciones.

Esto no significa que tu trabajo no sea bueno. Si lo estás enviando a un concurso consideras obviamente que lo es y tiene posibilidades, de lo contrario tus esfuerzos no son más que una pérdida de tiempo. Lo que quiero decir es que seas consecuente con tu grado de conocimiento literario, práctica y nivel literario.

Acércate a los profesionales y pon a prueba tu trabajo antes de enviarlo. Un punto de vista objetivo te ayudará a determinar si tu trabajo puede competir y en qué nivel lo hará. Encontrarás muchas convocatorias en las que tu obra encaje bien, pero también podrías encontrar otras, aunque atractivas, que te hagan dudar porque no estás seguro de que tu obra encaje en lo que busca la entidad convocante.

No olvides que todo concurso tiene un objetivo determinado, no se premia a un autor porque sí. Los concursos son mecanismos de promoción cultural que además funcionan como trampolines para escritores.

Pero no todos los concursos tienen por objetivo único ser tu trampolín. Aunque el mecenazgo es maravilloso y muy necesario para el artista, no todos los concursos fungen como mecenas. Si lo convoca un ayuntamiento, por ejemplo, es seguro que dicha dependencia local busque dar a conocer aspectos específicos sobre su cultura y de paso invertir en los recursos humanos artístico de su localidad, pero nota cómo hay una prioridad sobre la otra.

Si tu obra no encaja con esos objetivos, por buena que sea no tendrá posibilidades de ganar. Enviar por enviar no es necesariamente positivo.

Podrías pensar que si quieres ganar un premio deberías enviar tu obra a cuantos concursos sea posible. Pero considera que entre más envíos hagas más gente empezará a conocer tu obra, aunque sea de pasada. Y el campo literario, aunque es amplio, no suele ser gigante. Los concursos regularmente son locales, sus jurados suelen estar compuestos por los peces gordos del campo y los peces gordos, ya se sabe, no abundan.

No porque envíes tu obra a todos los concursos de la temporada, incrementarán las posibilidades de que ganes uno. Al contrario, podrías aburrir a los jueces que se encontrarán tu propuesta una y otra vez y entenderán que estás más preocupado por ganar un premio que por abrirle camino a tu trabajo, en el que confías y con el que esperas que un experto haga clic eventualmente.

Si no has escrito aún el texto con el que pretendes concursar, quizá tu estrategia es diferente y estás dispuesto a escribir bajo demanda, ajustándote a las bases del concurso.

En este caso considera lo siguiente:. Como he dicho antes, los convocantes tienen objetivos que no se limitan a convertirte en una estrella literaria. De modo, que casi siempre necesitan que las obras les representen, más allá de quién las escribe.

Muchos de estos concursos, creyendo en la capacidad de los participantes, no limitan la participación. Permiten que cualquier persona concurse, siempre que cumpla con unos mínimos, entre los que generalmente se encuentran sus intereses.

Esos intereses casi siempre tienen que ver con un tema, un contexto cultural y geográfico. Te conviene conocer muy bien estos elementos, pues deben ser muy evidentes en tu obra. Pero eso no te resultará un problema porque eres un profesional y sabes escribir a la carta, ¿verdad?

Se me viene a la mente un libro de cuentos muy chulo que escribió un autor peruano radicado en Sevilla, el autor se llama Fernando Iwasaki, probablemente lo conozcas. Y su libro se titula España, aparta de mí estos premios y fue editado en bajo el sello madrileño Páginas de Espuma.

En este libro el autor demuestra cómo es posible ganar premios literarios con la misma historia, ajustándola siempre a los requisitos de cada convocatoria. Es un libro divertido y sorprendente.

Podría tumbar muchos de tus mitos, como lo hizo conmigo. En cualquier caso, hay consideraciones que debes tener en cuenta cuando quieres participar en un concurso literario:.

Una de las principales razones por las que un autor principiante pierde toda posibilidad de ganar un concurso es su falta de cuidado con los trámites. Podrías pensar que las precisiones de los requisitos nunca podrán ser más importantes que la calidad de un texto y en cierto sentido tienes razón, pero para un grupo de gente que tiene por delante manuscritos, cada uno con más de páginas, de los que debe elegir solo uno; el primer gran filtro es administrativo.

La lógica con la que se justifica este criterio es: si el autor no se tomó la molestia de cumplir con estas normas, ¿por qué me voy yo a tomar la molestia de evaluar la calidad de su texto? Si quieres que tu obra llegue a ser leída y evaluada, asegúrate de que has cumplido con todos y cada uno de los requisitos, sin fallo.

No siempre, pero puede suceder que un mismo concurso lo dictamine un círculo de escritores y autoridades recurrentes, es decir, que tienen un sentido ético, estético y moral difícil de transgredir.

Por ejemplo, si eres un escritor disidente y tocas temas altamente críticos, contra culturales o diversos, tus posibilidades de ganar el Ateneo de tu ciudad, coordinado por personas que también forman parte de Hermandades religiosas, son mínimas. Tu obra será leída, pero muy probablemente descartada porque tu discurso está muy lejos de gustarles.

Los discursos y las posturas son poderosos, pero para encontrar salida necesitan de lectores que sepan entenderlos y valorar positivamente su propuesta.

Intenta adelantarte y busca convocatorias que hagan match con el sentido ético, estético y moral de tu obra. Si me preguntan diré que esto nunca lo he dicho yo y que no es verdad que yo recomiendo esto.

Pero ya que estamos, si eres un principiante y esperas ganar algún día un premio literario, tendrás que arriesgar un poquito más.

Y algunas veces esto podría significar romper una regla. Ya sé que este consejo contradice uno anterior, pero escucha con atención.

Vale únicamente para principiantes; aunque rompas la regla, no es probable que se den cuenta, porque básicamente no te conoce nadie y no eres mediática y culturalmente relevante. Las convocatorias siempre dicen que si participas en su concurso no deberías participar en otros al mismo tiempo.

Pero si hicieras eso, podrían salirte canas esperando que llegue el día en que finalmente ganes uno. Si te piden que firmes, tú firma. A mí me ha gustado todo el artículo: un detallado examen de los concursos literarios en espera de esa segunda parte -que a día de hoy he visto que ya está publicada-.

Me han parecido muy interesantes tus reflexiones, pero me gustaría que aclararas algo más el tema del archivo en pdf, porque precisamente es el formato en el que estoy enviando mis escritos a concurso.

Yo soy muy nuevo en esto y, quizá, demasiado desconfiado, por ello decidí enviar el primero en pdf y protegido, para que no me lo toquen, pensando que si les interesa, ya me avisarán para que lo envíe en otro formato.

Si no les interesa, prefiero que no me lo puedan tocar. Espero tu respuesta como agua de mayo, porque en breve envío mi segunda novela a otro premio. Gracias y un saludo. Pues en la mayor parte de los concursos literarios, el formato del archivo viene especificado en las bases.

Casi nunca es pdf, entre otras cosas precisamente porque si resultas seleccionado, las labores de edición con un pdf son imposibles, y tendrían que solicitarte de nuevo el archivo.

Normalmente se suele pedir en. doc o en. rtf formato de texto enriquecido. Si las bases no especifican lo del formato en ninguna parte, yo escribiría un mail a los seleccionadores con la consulta.

Y, de todas formas, desconfiaría de un concurso que no especifica el formato de archivo desde el principio: Puede deberse a inexperiencia, a omisión involuntaria, o simple dejadez. Eso sí, si envías tu texto en pdf cuando los seleccionadores lo quieren en formato Word, corres un riesgo altísimo de que te descalifiquen sin leerlo siquiera.

Por otro lado, me parece entender que tu interés al enviar un pdf protegido es evitar la adulteración o copia de tu manuscrito. Comprendo tu preocupación, pero un pdf no te protegería de un supuesto plagio.

La única alternativa que conozco y de la que me fío es SafeCreative, una empresa privada que ofrece el mismo servicio y que tiene una opción gratuita de registro, aunque te advierto que es bastante limitada.

De todas formas, te sorprenderías de la cantidad de escritores con muchas tablas que no se molestan en registrar sus obras, ni siquiera después de su publicación.

Yo recomiendo hacerlo, pero el plagio, aunque exista, es mucho menos frecuente de lo que te puedas imaginar. Gracias, Víctor, por la información.

Decirte que sí que registro las obras antes de enviarlas y que comprendo lo que dices acerca del plagio, que, créeme, no es mi miedo. Ojalá alguien me plagiara. Significaría que tengo calidad suficiente como para ser plagiado.

Otra pregunta, ya que estamos. Los agradecimientos que se suelen colocar al final de la novela, ¿se pueden mandar también a los concursos o se ponen solo una vez que se vaya a publicar? Gracias de antemano y un saludo.

Eso ya ni idea, pero no creo que tenga demasiada importancia. Supongo que, si fuese yo, no metería los agradecimientos en el manuscrito. Creo que es algo que debe de incluirse al final del proceso, y lo que envías no deja de ser una obra aún incompleta.

Si deciden publicarte, tiempo habrá de añadirlos. Gracias por tu opinión, Víctor. Creo que no los pondré, pues ha sido muy razonable tu respuesta.

Un afectuoso saludo. Espero y no sea tarde para comentar. Un saludo , mi nombre es Yareli y soy de México.

Mi pregunta es , ¿crees que aunque se envíe una obra muy buena a un concurso donde solo elijan a escritores de prestigio , tener una oportunidad? Es decir , mira a los de Premio Planeta , ¡todos sus ganadores son escritores reconocidos! Otra cosa es , si la pregunta es no , ¿como cuán conocido crees que se requiera ser?

En general, se sabe que ciertos concursos están amañados. Son plataformas publicitarias que se pactan de antemano entre un escritor que, o bien ya publica para la editorial que convoca el concurso, o bien ha decidido fichar por esa editorial de ahora en adelante.

No solo es cuestión de ser conocido, sino de llegar a ese tipo de acuerdo extraoficialmente. Dicho esto, ese tipo de concursos no se pueden ganar, pero eso no evita que no puedas ser seleccionada.

Es como una convocatoria abierta, tu obra no va a ganar el premio, pero si al jurado le gusta, la editorial puede ofrecerte un contrato para publicar. Es muy difícil lograr una mención en un concurso de estas características… pero no imposible.

Hola Victor. Soy de Cuba radicado en España, y escribo desde hace mucho tiempo. Hasta ahora, esos han sido mis logros, porque soy un escritor de aliento corto, no tengo la constancia suficiente para escribir una novela, o un poemario completo.

De hecho, suelo enfocarme en los relatos cortos, aunque también hago algo de poesía. Quería agradecerte por tus consejos en este blog, lo he visitado porque recientemente me animé a participar nuevamente en algunos concursos literarios y estoy esperando respuesta.

Lo pregunto porque he tanteado algunos caminos. Las editoriales me parecen inalcanzables en este momento, soy así de pesimista. Y en cuanto a KDP autopublicación en Amazon Direct Publishing , me parece que hay que realizar un intenso trabajo de marketing que realmente escapa a mis conocimientos y esfuerzo, teniendo en cuenta la inmensa cantidad de títulos que hay en la actualidad.

Buenas, Mario. Perdona que haya tardado tanto en responder, pero he estado fuera unos días y, con los nuevos cambios de la RGPD, ya no recibo los nuevos comentarios directamente en mi correo, así que te pido disculpas. Con respecto a tu pregunta, no creo que exista una sola respuesta.

Las vías que a mí me han dado mejores resultados han sido dos: la primera, participar en concursos; la segunda, esta bitácora que estás leyendo junto con una presencia más o menos constante en las redes sociales. Mi recomendación es que lo intentes todo, por todos los medios a tu alcance, y te quedes con aquellos métodos que produzcan mejores resultados.

Un saludo y muchas gracias por tu comentario. Un saludo Víctor, soy cubana radicada en Ecuador y recientemente te he descubierto y me ha gustado mucho. Hace algunos años dejé de escribir porque me decepcionaba no ganar concursos importantes, en ese entonces tenía menos de 20 años y escribía como una máquina, tenía hambre de letras.

Ya tengo 32 y he comenzado a enviar mis manuscritos de nuevo. Escribo cuentos cortos, poesía y mi fuerte siempre fue la décima. Mi pregunta es: ¿En qué tipo de concursos crees que debería poner más empeño para alcanzar un reconocimiento y si recomiendas aquellos que permiten el envío por correo electrónico?

Hola, Mirelys, gracias por escribir. Habría que ir mirando las bases de los concursos uno a uno, su proyección, quién es el jurado, la cuantía del premio… Para alguien que está empezando, yo recomendaría concursos pequeños o convocados en tu propio país.

Que el premio también sea pequeño, si es económico; o, preferiblemente, que el premio sea la publicación de la obra. Eso sí, mira bien la letra pequeña antes de enviar nada. En cuanto al correo electrónico, hoy en día es la forma habitual de presentar los manuscritos a concursos y convocatorias.

No veo ningún problema en ello. Gracias, Víctor. Una buena aproximación a lo que son los concursos literarios. Coincido con tu mirada.

Yo he participado en varios hace unos años y a pesar de que han sido más las publicaciones que los premios lo cual es lógico , creo sirven sobre todo como práctica literaria.

Es interesante lo que decis de los PDF. He visto este año que me volví a decidir a participar en uno o dos concursos al mes que muchos más concursos de lo habitual piden el formato en PDF.

De cualquier modo hay veces que luego, de haber publicación de por medio y haber sido seleccionado, que piden el envío en otro formato, en caso de correcciones. Aunque es cierto que en Word sería mejor. De cualquier modo no creo sea tan común el plagio en estas instancias. Además de que para quienes somos de leer cuatro a cinco novelas a la semana, se nos hace que muchos textos de escritores reconocidos son más de las veces alguna copia menor.

La verdad es que cuando empecé a leer tu post pensé que iba a ser uno de tantos que prometen consejos reseñables y al final son una sarta de tópicos y vaguedades.

Me gusta, muy concreto y realista. Entiendo que abogas por buscar y analizar cada concurso y solo apostar por aquellos que se supuestamente nos den las máximas posibilidades de ganar. Me alegro de que hayas encontrado útil el artículo.

Tiene ya más de un lustro, y quizá ahora lo habría redactado de otra manera, pero lo cierto es que creo que las cosas no han cambiado en lo fundamental. No conozco Tales le echaré un vistazo , pero sí Windumanoth.

Es una revista seria y te recomiendo que pruebes suerte enviándoles un relato. Además, su convocatoria tiene la ventaja de que te permite enviar algo ya publicado, siempre y cuando -lógicamente- conserves los derechos de reproducción. Con respecto a las revistas literarias que están ahora mismo en activo, hace años escribí un artículo con una lista de ocho revistas digitales gratuitas.

Curiosamente, lo actualicé hace muy poco. Puedes encontrarlo a través del buscador. No todas admiten relatos para publicar, pero al menos puede servirte como punto de partida.

simplemente he llegado a tu blog y te quiero dar las gracias por tu acertada información y consejos. Suerte y salud. Gracias por los consejos, resultan muy útiles. Yo nunca he presentado nada a ningún concurso, pero creo que voy a probar con el concurso de relato corto de mi municipio.

Sólo por sentarme a escribir algo con un fin concreto ya estaré mejorando mis desastrosas e insconstantes costumbres.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Al realizar el comentario aceptas la Política de Privacidad. Responsable: Víctor Sellés Finalidad: gestionar los comentarios Legitimación: tu consentimiento Destinatarios: los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de HostGator proveedor de hosting de victorselles.

Ver política de privacidad de Hostgator Derechos: podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies , pinche el enlace para mayor información. plugin cookies.

Visitar el contenido. Víctor Sellés.

Próximo Zoom en :. Estratebias consejos para Eshrategias un concurso literario y II ». Curiosamente, lo actualicé hace muy poco. Muchas gracias por tus palabras Ana, me alegro de que te haya gustado 🙂. Menu Entrar Crear cuenta.

Estrategias efectivas para ganar en concursos literarios sobre el juego - Missing En este artículo voy a explicarte dos estrategias que puedes usar para ganar un concurso literario. Si simplemente eliges un concurso, preparas un texto y Descubre cómo participar y ganar con tus textos concursando de una forma eficiente, sencilla, sistematizada y fácilmente repetible Es esencial que tu texto se diferencie del resto. Nunca gana «el mejor» relato. Gana el que en ese momento despierta sensaciones en el jurado

El año pasado fue el año de los concursos literarios. Empecé a enviar mis relatos en verano a diversas convocatorias y, como ya he comentado por aquí, estoy bastante satisfecho con los resultados que he obtenido hasta ahora.

Por tanto, he decidido que el también va a ser el año de los concursos. Sé que a muchos escritores no les gustan estos eventos por causas polivalentes: Hace tiempo participaron en algún concurso y nunca ganaron nada, creen que no merece la pena porque están todos amañados, o porque los jueces no se leen las obras, etc.

Hay casos en los que todo esto puede ser verdad, pero otros muchos en los que no. En mi opinión, los concursos son una vía más para entrar en el mundo literario , al igual que la autopublicación, los blogs, las colaboraciones o la participación en revistas.

Un escritor debe, al menos, conocer bien todas las herramientas que están a su alcance y luego juzgar cuáles le conviene utilizar.

Esta primera tanda de consejos que presento abajo son el fruto de este medio año de experiencia buscando, filtrando y enviando manuscritos a diferentes convocatorias.

Espero que los encontréis útiles y os animéis a participar en el futuro. La mayoría de las convocatorias importantes suelen aparecer en las listas que se van actualizando regularmente en:. Sin embargo, si sólo consultas estas dos páginas estás perdiéndote un montón de oportunidades.

Si quieres estar al día debes seguir las páginas web y las cuentas de Twitter de un buen número de editoriales pequeñas. Si escribes relatos de género da igual de qué género , también debes investigar las opciones que existen en tu área.

Algunas ideas:. Es inviable participar en todos los concursos, porque hay cientos. Por esa razón, cada escritor debe distribuir sus energías del modo más eficiente posible. No vale cualquier concurso. Tienes que tener muy claro qué objetivos persigues a la hora de participar. Por ejemplo, yo suelo enviar mis textos a concursos de relatos cuyo premio consiste en la publicación, a ser posible en formato físico.

También tengo en cuenta quién convoca el concurso, la distribución que tendrá la obra, etc. Mi objetivo es publicar, que me lean y hacerme un currículo de escritor, y de ahí vienen mis preferencias a la hora de elegir un concurso u otro.

Si tu objetivo, en cambio, es ganar dinero, tendrás que elegir concursos cuyo premio sea económico. Te advierto que si hay dinero en juego, ganar es siempre mucho más difícil. Tenemos que ser realistas con nuestras pretensiones.

No vas a ganar el Premio Planeta ni el Minotauro, no importa lo bueno que seas. Hay que ser humildes, y además es bonito y de recibo participar aportando valor a proyectos nuevos, a editoriales de small press , a pequeñas revistas literarias y a talleres de escritura. Si consideras que todas esas cosas no están a tu altura como escritor, hasta luego y buena suerte con tu manuscrito.

Sí, Zafón y Dan Brown también. Dicho esto, si la entidad que convoca el concurso no te parece de confianza, es mucho mejor no enviar nada. Visita su página web y analiza con lupa sus actividades. Lo importante para mí no es que sea un proyecto grande, sino que se note que los organizadores son profesionales y le han puesto pasión y cariño.

Si la maquetación de la web es horrible, las ilustraciones de las portadas de sus publicaciones se han hecho con Paint y los textos están mal editados y llenos de faltas de ortografía y erratas… En fin, yo no me atrevo a dejar mis relatos en manos de gente así.

Parece algo tonto, pero ¿te has parado a pensar por qué alguien se molesta en convocar un concurso literario? La razón más obvia es descubrir y promocionar el talento de nuevos escritores, pero puede haber muchas otras. Saber cómo funciona un concurso y por qué se convoca puede ayudarte a decidir si te interesa o no participar:.

Mi consejo es que huyáis de estas editoriales como de la peste. Si de verdad estáis interesados en coeditar o autoeditar es mucho mejor que analicéis las opciones disponibles. De hecho, en muchos casos y sólo con un poco de esfuerzo extra podéis ahorraros bastante dinero si contactáis vosotros mismos con la imprenta y contratáis los servicios de un corrector y un maquetador freelance.

Esto en sí no es algo malo, simplemente algo que puedes tener en cuenta a la hora de decidirte. Yo he participado en concursos de micro, pero no es uno de mis géneros favoritos ni el mejor modo de mostrar mis habilidades como escritor, porque creo que funciono mejor en textos más largos.

Que cada cual decida. Parece otra obviedad, pero no está de más recordarlo. Las bases de un concurso son sagradas. Si la extensión máxima es de palabras, mejor que Intenta ser cuidadoso con los pseudónimos, la plica, las direcciones de envío y los datos personales.

Si te piden el texto en formato rtf y con letra Times New Roman, por el amor de dios, ajusta el formato a los requisitos. Y si no especifican el formato, nunca envíes pdfs. Desconfía de aquellos que piden pdfs; la mayoría de los editores los odian, precisamente porque no se pueden editar.

Quizá el mayor error es enviar un relato que no se ajusta del todo a la temática de la convocatoria. Esto ocurre cuando adaptamos relatos antiguos para darles una segunda oportunidad, o cuando no se nos ocurre nada que encaje en el tema propuesto.

Si no sabes de qué escribir, mejor no escribas nada. Con algunos hubo discrepancias, pero me parece significativo y, además, es una tendencia que se mantuvo o empeoró en convocatorias posteriores.

En otras palabras, casi la mitad de los relatos que se presentaron a ese concurso no eran pertinentes ni tenían la calidad suficiente y fueron descartados de inmediato.

Si esto no nos hace reflexionar sobre cómo debemos adecuarnos lo más posible a la temática de una convocatoria, nada lo hará. Aquí tienes el link a la segunda parte , con otros cinco consejos relativos a los concursos literarios, incluyendo la importancia de registrar nuestras obras, y de tener controlado aquello que vamos enviando.

Mientras tanto, un saludo y feliz semana. Escritor de ficción especulativa, slipstream y novela negra. Bloguero inquieto e inquietante también se dedica a la traducción y realiza informes editoriales. Le gusta desmontar historias para ver cómo funcionan por dentro, aunque luego no sepa armarlas de nuevo.

Autor de Lengua de pájaros , Duramadre y Fantasmas de verde jade todas con Obscura Editorial. Hola, Víctor. Hace algún tiempo te comenté en este mismo blog mi experiencia personal con los concursos literarios.

Desgraciadamente aún no he logrado ganar ninguno. Y eso ha hecho crecer en mí un sentimiento de frustración y derrota que, sólo con el paso de los días, he conseguido revertir en rabia y en querer demostrar lo buen escritor que soy volcando mi talento en nuevos proyectos literarios.

Te doy toda la razón en lo que dices, que un concurso puede ser un excelente trampolín hacia empresas mayores. Sin embargo, hoy en día, gracias a la democratización de la autopublicación, quizás ese trampolín ya no sea tan atractivo ni tan determinante como antaño.

Últimamente he leído no pocos testimonios de autores que han sido fichados por grandes editoriales a raíz de haber accedido a sus libros autopublicados. En cualquier caso, tu post de hoy me ha parecido sumamente interesante e instructivo.

Estaré atento a la segunda parte. A propósito, muchas gracias por pasarte por mi blog y por haber dejado tu huella en forma de comentario. Te agradezco tus amables palabras en relación a mis letras. Recibe un fuerte abrazo, Víctor.

Nos leemos. Hola Pedro. Por eso no hay que desanimarse. Ganar un concurso literario es difícil, de hecho lo más normal es no ganar. La causa muchas veces no tiene nada que ver con que lo que hayamos enviado no sea bueno o no esté bien escrito. Depende del criterio y de los gustos personales de los jueces, de la calidad de los otros textos presentados y un largo etcétera.

También puede haber causas arbitrarias ejemplo: dos relatos muy buenos podrían tener un puesto en una antología, pero la historia de ambos es muy similar, y para dar variedad a los cuentos debe rechazarse uno.

Hablaré más de ello en la próxima entrada. Yo creo que la autopublicación es otra herramienta MUY efectiva para triunfar como escritor, pero puede ser complementada. Como hay tanta competencia entre los libros autoeditados, se me ocurre que el poder incluir en tu perfil de autor que has ganado tal o cual concurso puede ser efectivo para aumentar las ventas.

Pasa como con un CV en cualquier otra profesión, lo que viene a decir es: Uno de mis textos ha sido evaluado por profesionales y han decidido que tenía la suficiente calidad para ganar un premio.

Eso sí, no es más que un complemento o una ayuda, lo verdaderamente importante es que el libro que autoedites sea bueno y que te curres el tema del márketing. Está claro que se puede triunfar como escritor sin pasar por un solo concurso y uno no pierde nada por hacerlo así.

Con respecto a tu blog, me gusta mucho tu estilo me recuerda a los Monty Python y también un poco a Terry Pratchett y te tengo en mi lista de Digg.

Entro siempre que actualizas desde hace ya un tiempo, pero no suelo comentar en las páginas que visito. A mí me ha gustado todo el artículo: un detallado examen de los concursos literarios en espera de esa segunda parte -que a día de hoy he visto que ya está publicada-.

Me han parecido muy interesantes tus reflexiones, pero me gustaría que aclararas algo más el tema del archivo en pdf, porque precisamente es el formato en el que estoy enviando mis escritos a concurso.

Yo soy muy nuevo en esto y, quizá, demasiado desconfiado, por ello decidí enviar el primero en pdf y protegido, para que no me lo toquen, pensando que si les interesa, ya me avisarán para que lo envíe en otro formato.

Si no les interesa, prefiero que no me lo puedan tocar. Espero tu respuesta como agua de mayo, porque en breve envío mi segunda novela a otro premio. Gracias y un saludo. Pues en la mayor parte de los concursos literarios, el formato del archivo viene especificado en las bases.

Casi nunca es pdf, entre otras cosas precisamente porque si resultas seleccionado, las labores de edición con un pdf son imposibles, y tendrían que solicitarte de nuevo el archivo.

Normalmente se suele pedir en. doc o en. rtf formato de texto enriquecido. Si las bases no especifican lo del formato en ninguna parte, yo escribiría un mail a los seleccionadores con la consulta.

Y, de todas formas, desconfiaría de un concurso que no especifica el formato de archivo desde el principio: Puede deberse a inexperiencia, a omisión involuntaria, o simple dejadez. Eso sí, si envías tu texto en pdf cuando los seleccionadores lo quieren en formato Word, corres un riesgo altísimo de que te descalifiquen sin leerlo siquiera.

Por otro lado, me parece entender que tu interés al enviar un pdf protegido es evitar la adulteración o copia de tu manuscrito. Comprendo tu preocupación, pero un pdf no te protegería de un supuesto plagio.

La única alternativa que conozco y de la que me fío es SafeCreative, una empresa privada que ofrece el mismo servicio y que tiene una opción gratuita de registro, aunque te advierto que es bastante limitada.

De todas formas, te sorprenderías de la cantidad de escritores con muchas tablas que no se molestan en registrar sus obras, ni siquiera después de su publicación. Acércate a los profesionales y pon a prueba tu trabajo antes de enviarlo.

Un punto de vista objetivo te ayudará a determinar si tu trabajo puede competir y en qué nivel lo hará. Encontrarás muchas convocatorias en las que tu obra encaje bien, pero también podrías encontrar otras, aunque atractivas, que te hagan dudar porque no estás seguro de que tu obra encaje en lo que busca la entidad convocante.

No olvides que todo concurso tiene un objetivo determinado, no se premia a un autor porque sí. Los concursos son mecanismos de promoción cultural que además funcionan como trampolines para escritores. Pero no todos los concursos tienen por objetivo único ser tu trampolín.

Aunque el mecenazgo es maravilloso y muy necesario para el artista, no todos los concursos fungen como mecenas. Si lo convoca un ayuntamiento, por ejemplo, es seguro que dicha dependencia local busque dar a conocer aspectos específicos sobre su cultura y de paso invertir en los recursos humanos artístico de su localidad, pero nota cómo hay una prioridad sobre la otra.

Si tu obra no encaja con esos objetivos, por buena que sea no tendrá posibilidades de ganar. Enviar por enviar no es necesariamente positivo. Podrías pensar que si quieres ganar un premio deberías enviar tu obra a cuantos concursos sea posible. Pero considera que entre más envíos hagas más gente empezará a conocer tu obra, aunque sea de pasada.

Y el campo literario, aunque es amplio, no suele ser gigante. Los concursos regularmente son locales, sus jurados suelen estar compuestos por los peces gordos del campo y los peces gordos, ya se sabe, no abundan. No porque envíes tu obra a todos los concursos de la temporada, incrementarán las posibilidades de que ganes uno.

Al contrario, podrías aburrir a los jueces que se encontrarán tu propuesta una y otra vez y entenderán que estás más preocupado por ganar un premio que por abrirle camino a tu trabajo, en el que confías y con el que esperas que un experto haga clic eventualmente. Si no has escrito aún el texto con el que pretendes concursar, quizá tu estrategia es diferente y estás dispuesto a escribir bajo demanda, ajustándote a las bases del concurso.

En este caso considera lo siguiente:. Como he dicho antes, los convocantes tienen objetivos que no se limitan a convertirte en una estrella literaria. De modo, que casi siempre necesitan que las obras les representen, más allá de quién las escribe.

Muchos de estos concursos, creyendo en la capacidad de los participantes, no limitan la participación. Permiten que cualquier persona concurse, siempre que cumpla con unos mínimos, entre los que generalmente se encuentran sus intereses.

Esos intereses casi siempre tienen que ver con un tema, un contexto cultural y geográfico. Te conviene conocer muy bien estos elementos, pues deben ser muy evidentes en tu obra. Pero eso no te resultará un problema porque eres un profesional y sabes escribir a la carta, ¿verdad?

Se me viene a la mente un libro de cuentos muy chulo que escribió un autor peruano radicado en Sevilla, el autor se llama Fernando Iwasaki, probablemente lo conozcas. Y su libro se titula España, aparta de mí estos premios y fue editado en bajo el sello madrileño Páginas de Espuma.

En este libro el autor demuestra cómo es posible ganar premios literarios con la misma historia, ajustándola siempre a los requisitos de cada convocatoria. Es un libro divertido y sorprendente. Podría tumbar muchos de tus mitos, como lo hizo conmigo.

En cualquier caso, hay consideraciones que debes tener en cuenta cuando quieres participar en un concurso literario:. Una de las principales razones por las que un autor principiante pierde toda posibilidad de ganar un concurso es su falta de cuidado con los trámites.

Podrías pensar que las precisiones de los requisitos nunca podrán ser más importantes que la calidad de un texto y en cierto sentido tienes razón, pero para un grupo de gente que tiene por delante manuscritos, cada uno con más de páginas, de los que debe elegir solo uno; el primer gran filtro es administrativo.

La lógica con la que se justifica este criterio es: si el autor no se tomó la molestia de cumplir con estas normas, ¿por qué me voy yo a tomar la molestia de evaluar la calidad de su texto? Si quieres que tu obra llegue a ser leída y evaluada, asegúrate de que has cumplido con todos y cada uno de los requisitos, sin fallo.

No siempre, pero puede suceder que un mismo concurso lo dictamine un círculo de escritores y autoridades recurrentes, es decir, que tienen un sentido ético, estético y moral difícil de transgredir.

Por ejemplo, si eres un escritor disidente y tocas temas altamente críticos, contra culturales o diversos, tus posibilidades de ganar el Ateneo de tu ciudad, coordinado por personas que también forman parte de Hermandades religiosas, son mínimas.

Tu obra será leída, pero muy probablemente descartada porque tu discurso está muy lejos de gustarles. Los discursos y las posturas son poderosos, pero para encontrar salida necesitan de lectores que sepan entenderlos y valorar positivamente su propuesta.

Intenta adelantarte y busca convocatorias que hagan match con el sentido ético, estético y moral de tu obra. Si me preguntan diré que esto nunca lo he dicho yo y que no es verdad que yo recomiendo esto. Pero ya que estamos, si eres un principiante y esperas ganar algún día un premio literario, tendrás que arriesgar un poquito más.

Y algunas veces esto podría significar romper una regla. Ya sé que este consejo contradice uno anterior, pero escucha con atención. Vale únicamente para principiantes; aunque rompas la regla, no es probable que se den cuenta, porque básicamente no te conoce nadie y no eres mediática y culturalmente relevante.

Las convocatorias siempre dicen que si participas en su concurso no deberías participar en otros al mismo tiempo.

Pero si hicieras eso, podrían salirte canas esperando que llegue el día en que finalmente ganes uno. Si te piden que firmes, tú firma. Porque tus posibilidades reales de ganar dos concursos a la vez, son pocas. Y si los ganas, tendrás la posibilidad de elegir el premio que más te guste y el que más te convenga; siempre te puedes inventar una buena excusa para rechazar el premio que no te convenga, para eso eres un mentiroso profesional.

Pero ojo, si vas a hacer trampa te lo tienes que currar. No metas la pata a lo bruto. Cambia títulos, no uses los mismos seudónimos y no envíes el mismo manuscrito a concursos de la misma región. Una vez participé en un concurso literario y me tocó hacer el filtro inicial.

Debía elegir los cinco mejores manuscritos, entre unos treinta. Y me di cuenta de que había unos cuantos que tenían una presentación maravillosa, sus autores se habían tomado la molestia de encuadernarlos muy lujosamente y hasta lucían colores llamativos. Esto sin duda jugó a su favor porque no pude evitar tomarlos y hojearlos primero.

Pero rápidamente me di cuenta de que el texto que contenían era de muy poca calidad. Y tan rápido como me atrajeron los dejé de lado. No intentes compensar la calidad del texto con una presentación alucinante porque no te servirá de nada.

Video

JUEGOS DE AGILIDAD PARA INICIAR LA CLASE. ROMPEHIELOS. SÚPER DIVERTIDO Diez consejos para ganar un concurso literario (I)

Related Post

0 thoughts on “Estrategias efectivas para ganar en concursos literarios sobre el juego”

Добавить комментарий

Ваш e-mail не будет опубликован. Обязательные поля помечены *